La derecha chilena presentó un requerimiento al Tribunal Constitucional (TC), parar que declare inconstitucional la reforma que impone sanciones a actos de negacionismo sobre la dictadura de Augusto Pinochet.

Los colegas de Sebastián Piñera reunieron la firma de 56 diputados del conglomerado. en defensa de su “derecho a defender” la dictadura.

En el documento presentado por los diputados de Chile Vamos se indica que el proyecto es “manifiestamente contrario al artículo 19 en sus números 2, 3, 12 y 26 y a los artículos 66 y 69, todos de la Constitución Política de la República de Chile”.

De esta forma, consideran que el proyecto vulnera “la igualdad ante la ley”, “la igual protección al ejercicio de sus derechos”, “la libertad de emitir opinión y la de informar, sin censura previa” y “a seguridad de que los preceptos legales que por mandato de la Constitución regulen o complementen las garantías que ésta establece”.

El proyecto fue despachado hace tres semanas desde la Cámara de Diputados al Senado, pese a que se rechazó el delito que tipifica la incitación a la violencia, sí se aprobó el de negacionismo.

La norma aprobada por los diputados sanciona a quien justifique, apruebe o niegue las violaciones a los derechos humanos cometidas por agentes del Estado durante la dictadura cívico militar, ocurrida entre el 11 de septiembre de 1973 y el 10 de marzo de 1990, consignadas en los informes de la Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación, de la Corporación Nacional de Reparación y Reconciliación, de la Comisión de Prisión Política y Tortura, de la Comisión Asesora para la Calificación de Detenidos Desaparecidos, Ejecutados Políticos y Víctimas de Prisión Política y Tortura.

Las sanciones incluyen la pena de presidio menor en su grado medio (541 días a 3 años), y multas millonarias que la derecha quiere anular.