El Comité Pro Santa Cruz, una institución autoritaria de ultraderecha, llamó a un paro cívico hasta que los resultados de las elecciones les gusten, denunciando un supuesto fraude sin pruebas y en contra de las declaraciones de la OEA y ONU, que aseguraron que la victoria de Luis Arce fue limpia. 

En el emblemático monumento al “Cristo Redentor”, los negacionistas se reunieron una vez más a cantar su himno “la España, grandiosa, con hado beningno, aquí plantó el signo de la redención”… y decidieron paralizar su departamento, el más rico del país más pobre de América. 

Según reporta la prensa local, vocera del movimiento negacionista, el paro será de 48 horas por lo que el lunes por la noche, se convocará a un nuevo cabildo para definir las nuevas medidas a seguir

Por la tarde del jueves, el ente cívico convocó a una conferencia de prensa en sus instalaciones para presentar las pruebas del presunto fraude que se habría perpetrado este domingo en las elecciones que, según el conteo rápido de votos, le dan el primer lugar al partido de Evo Morales con más del 50% de los votos.

El líder cívico Rómulo Calvo -denunciado semanas atrás por racismo- dijo tener unas pruebas que solo se basaron en unos pantallazos de computadores. Según él “Ha sido un manejo hecho con pinzas el que ha engañado incluso a instituciones internacionales”.

En cambio, las representaciones de las Naciones Unidas (ONU), de la Organización de Estados Americanos (OEA) y de la Unión Interamericana de Organismos Electorales (Uniore) descartaron, por separado, fraude electoral en las elecciones generales del domingo 18 de octubre y destacaron la transparencia e independencia del Tribunal Supremo Electoral (TSE), con relación al año anterior, lo que da legitimidad a las nuevas autoridades nacionales electas.

“Hemos seguido este proceso desde enero con los colegas, somos 31, y nosotros no identificamos ni vemos fraude en ninguno de los procesos que se han llevado (en la jornada de votación), tampoco en el actual cómputo”, sostuvo ayer en radio Panamericana el asesor electoral para Bolivia del sistema de la ONU, Luis Martínez.

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) informó antes de los comicios que superó al menos cinco desafíos para recuperar la credibilidad y confiabilidad en las elecciones generales del 18 de octubre, después del proceso electoral fallido de 2019: saneamiento del padrón electoral; rediseño de la cadena de custodia del material electoral; diseños de nuevos sistemas para la difusión de resultados preliminares (Direpre) y del cómputo oficial, y facilidades a las misiones de observación electoral.

Martínez precisó que la ONU no se desempeñó como observador de los comicios, sino como una misión técnica. Afirmó que todos los pasos del proceso electoral fueron verificados y se hicieron varios controles de calidad, por lo que “en esta ocasión hubo una gran transparencia, en comparación con las anteriores” elecciones. Aseguró que “el 2019 sí que hubo muchas irregularidades, que a lo mejor fueron dolosas o a lo mejor no porque esto todavía sigue en curso de investigación, pero al haber tantas irregularidades se decidió por las diferentes autoridades (realizar) una auditoría, en este caso (18-O) si alguien pide algo similar tiene que presentar quejas correspondientes y ser más específico: ¿En qué aspecto? ¿En qué paso del proceso electoral?”.

Recordó que todos los pasos del proceso electoral fueron explicados en mesas de diálogo a organizaciones políticas, en las que “hubo observadores nacionales y han venido (varias) misiones internacionales, que ya han sacado sus informes preliminares y ninguno de ellos identificó ningún error doloso (en  elecciones del 18-O), errores masivos que pudiesen alterar el resultado; o sea que nosotros vemos un proceso muy limpio”.

El informe preliminar de la Misión de Observación Electoral de la OEA, sobre las elecciones generales de Bolivia, concluyó que “Bolivia tiene una autoridad electoral independiente y tuvo una contienda más equitativa, lo que dio como resultado una jornada electoral exitosa en la que no se presentaron acciones fraudulentas”.

Añade que “la ciudadanía votó libremente y el resultado ha sido contundente. Esto le brinda un alto nivel de legitimidad al gobierno entrante, a las instituciones bolivianas y al proceso electoral”.

El jefe de la Misión de la OEA, el excanciller costarricense Manuel Gonzales, dijo que el miércoles presentó el informe preliminar, explicó que “la autonomía (del TSE) fue clara y marcó diferencia con la coptación que sufrió el TSE anterior (2019)” y recordó que “gracias a la auditoría (de las elecciones fallidas) de 2019 Bolivia tiene autoridad electoral independiente y tuvo una contienda más equitativa y transparente”.

El documento de la misión felicita “al presidente electo Luis Arce y al vicepresidente electo David Choquehuanca por su triunfo en las urnas”. Gonzales  les dijo que “como ha señalado el secretario general (de la OEA, Luis) Almagro, estamos seguros de que desde la democracia sabrán forjar un futuro brillante para su país”.

La Uniore, otro de los cuatro organismos internacionales de observación –Unión Europea, OEA, Centro Carter– de los comicios del 18-O, fue una de las primeras en emitir su informe, el lunes (19), cuando aseguró que no encontró irregularidades que deslegitimen el proceso electoral. “Los observadores constataron que la jornada (del domingo 18-O) transcurrió sin contratiempos y de manera pacífica. Si bien se advirtieron algunos elementos logísticos que se pudieron mejorar y fortalecer, no se ha registrado irregularidad alguna que invalide o deslegitime el proceso electoral y sus resultados”, afirmó la representante de Uniore, Pamela San Martín. 

Recordó que la Uniore y las misiones de la OEA y el Centro Carter consideraron el sábado (17) como oportuna la decisión del TSE de no usar el sistema del Direpre en la noche del domingo 18-O. “Desde la misión de la Uniore acompañamos la medida, pues la certeza y la transparencia son principios fundamentales de todo proceso electoral necesarios para fortalecer la consciencia ciudadana”. San Martín dijo que el TSE es la  autoridad facultada para emitir resultados oficiales y definitivos a través del cómputo oficial.

“El TSE logró organizar una elección general en condiciones que garantizaban la certeza y la transparencia, en las que se fortaleció la consciencia ciudadana en un periodo muy reducido y a pesar de la pandemia”, dijo.

El presidente de la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB), monseñor Ricardo Centellas, dijo ayer que no conoce de denuncias de supuesto fraude electoral. “Una cosa es decir este tipo de cosas (fraude), lo fundamental es presentar pruebas, por el momento yo no he escuchado alguna prueba seria, objetiva que nos haga ver que hay otros caminos”, dijo y aseguró que “si hay alguna irregularidad, (las personas) tienen todo el derecho de reclamar, pero hay que hacerlo con pruebas”  y sin “cálculos”..

Almagro felicita a Arce, pero le reitera que en 2019 hubo fraude

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro felicitó ayer al presidente electo Luis Arce y le manifestó su voluntad de trabajar con su gobierno, pero reiteró que hubo fraude en las elecciones del 20 de octubre de 2019.

“Era una responsabilidad, dada la inexistencia de dudas (en las elecciones del 18-O) al respecto, felicitar y saludar al presidente electo Luis Arce y desearle lo mejor”, afirmó Almagro y aseguró que “la voluntad de la organización siempre de trabajar con los países del hemisferio y buscar soluciones para sus temas”. Pero, Almagro recordó que en las elecciones del 20 de octubre de 2019 hubo fraude. “La alteración de actas, actas rellenadas, actas falsificadas, servidores ocultos que transmitían votos dentro del sistema, votos de personas fallecidas que aparecían como votantes”, dijo.

Almagro expresó su posición luego de que las críticas en su contra de parte de políticos y organizaciones como el Grupo de Puebla, aliados ideológicos de Evo Morales, que después de la victoria de Luis Arce pidieron la renuncia del Secretario General de la OEA acusándolo de haber montado un falso fraude electoral en 2019 para el derrocamiento del expresidente. Rechazó que se intente hacer un paralelismo entre la votación que consiguió Arce, con más del 50%, trasladándolo como si fuese igual al apoyo que tenía Morales.

Arce, en entrevista con Página 12, dijo que “evidentemente, con el resultado tan aplastante (54,8% al 97%  escrutado) quedó claro que el año pasado también ganamos. El compañero Evo ganó en primera vuelta, de manera limpia”. Morales sugirió este jueves “sentarle la mano” a Almagro y dijo que “si tuviera algo de ética debería renunciar a la OEA” porque “sus manos están manchadas de sangre de bolivianos. No tiene moral para dirigir los destinos de la OEA”.


Con información de La Razón, El Deber, Pagina Siete

Opina que es gratis