El Comité Cívico Pro Santa Cruz, una entidad patronal no electa y que suele hablar en nombre del departamento, volvió a cuestionar las elecciones nacionales en las que Luis Arce se impuso con un 55 por ciento de los votos y acusaron a la presidenta interina Jeanine Áñez y al candidato de Comunidad Ciudadana (CC), Carlos Mesa, de hacer un “acuerdo político” con el Movimiento Al Socialismo (MAS) por reconocer la victoria de Luis Arce Catacora. 

La organización contradice a la OEA, la ONU, la Unión Europea y el gobierno de Estados Unidos, que ya reconocieron la victoria y felicitaron al país por unas elecciones “limpias”.

Pero ellos insisten: “Un hecho verdaderamente sorprendente, fue el prematuro reconocimiento de los resultados electorales, de parte de la presidenta Jeanine Añez y de Carlos Mesa, con solo datos de una encuestadora privada. Esta actitud muestra, cuando menos, un comportamiento sospechoso. Una buena parte de la ciudadanía lo ve como un arreglo político de mutuo beneficio con el MAS”, dice una parte del comunicado de la entidad, hasta hace poco dirigida por Luis Fernando Camacho.

Según la organización, el regreso al poder del partido de Evo Morales es producto de “una cadena de errores y la falta de consecuencia con el pueblo que recuperó la democracia, e incluso de traiciones”. 

Asimismo, indican que la falta de defensa del “fraude” que ninguna entidad internacional vio, fue otro asunto que llamó mucho la atención. “Ninguno de los partidos salió a denunciar la gran cantidad de irregularidades e inconsistencia de los resultados. Es más, alguno de ellos salió a alabar públicamente la “limpieza” de las elecciones. Todos estos hechos eran necesarios exponer en conjunto a la ciudadanía, para que podamos tener una visión panorámica de los motivos que llevaron a esta triste página de la historia democrática de Bolivia”.