El calentamiento global podría seguir aumentando durante siglos aún cuando todas las emisiones de gases de efecto invernadero generadas por el hombre se redujeran a cero, según un estudio basado en simulaciones del clima entre 1850 y 2500 que publicó este jueves Scientific Reports.

Para evitar que el calentamiento siga tras el fin de las emisiones humanas de gases dañinos, sería necesario eliminar, al menos, 33 gigatoneladas de dióxido de carbono de la atmósfera cada año a partir de 2020 mediante métodos de captura y almacenamiento de carbono, según la investigación.

Un equipo liderado por Jorgen Randers de la Escuela de Negocios de Noruega, en Oslo, creó diversos modelos sobre el efecto de las diferentes reducciones de emisiones de gases invernadero y proyecciones de la evolución de la temperatura mundial y del nivel del mar.

En el caso de que las emisiones antropogénicas alcanzaran su punto máximo en la década de 2030 y luego disminuyeran hasta cero en 2100, los modelos sugieren que en 2500 la temperatura mundial subiría tres grados y el nivel del mar sería tres metros más alto que en 1850.

Las temperaturas podrían seguir aumentando ya que el continuo derretimiento del hielo del Ártico y del permafrost que contiene carbono podría aumentar el vapor de agua, el metano y el CO2 en la atmósfera. Además, se reduciría la superficie de hielo que refleja el calor y la luz del sol.

Para evitar los aumentos previstos de la temperatura y el nivel del mar, todas las emisiones antropogénicas de gases de efecto invernadero tendrían que haberse reducido a cero entre 1960 y 1970, según el estudio.

El efecto en los huracanes

Por otro lado, un estudio publicado en la revista Nature señaló que el cambio climático está provocando que los huracanes que tocan tierra se mantengan más fuertes durante más tiempo, a pesar de perder el combustible que reciben del mar.

Los investigadores han demostrado que los huracanes que se desarrollan sobre océanos más cálidos transportan más humedad y, por lo tanto, se mantienen más fuertes durante más tiempo después de tocar tierra. Esto significa que en el futuro, a medida que el mundo continúa calentándose, es más probable que los huracanes lleguen a comunidades más tierra adentro y sean más destructivos.

“Las implicaciones son muy importantes, especialmente cuando se consideran las políticas que se implementan para hacer frente al calentamiento global”, señaló en un comunicado el profesor Pinaki Chakraborty, autor principal del estudio y director de la Unidad de Mecánica de Fluidos en la Universidad de Graduados del Instituto de Ciencia y Tecnología de Okinawa (OIST), en Japón.

“Sabemos que las zonas costeras deben prepararse para huracanes más intensos, pero las comunidades del interior, que pueden no tener los conocimientos o la infraestructura para hacer frente a vientos o lluvias tan intensos, también deben estar preparadas”, advirtió este investigador.

Muchos estudios han demostrado que el cambio climático puede intensificar los huracanes, conocidos como ciclones o tifones en otras regiones del mundo, sobre el océano abierto. Pero este es el primer estudio que establece un vínculo claro entre un clima cálido y el subconjunto más pequeño de huracanes que han tocado tierra.

Opina que es gratis