El exministro boliviano de Gobierno Arturo Murillo reapareció en las redes sociales y retrucó al exvicepresidente Álvaro García, a quien le dijo que “jamás” investigó a su hija y que la pequeña “no tiene la culpa del monstruo de padre que tiene”.

El otrora mano derecha de la presidenta transitoria Jeanine Áñez y ahora fugado a Estados Unidos, el exfuncionario respondió a la denuncia de García, quien dijo que en el régimen precedente hasta una niña era considerada “sediciosa”.

“Estos eran los métodos nazi-fascistas de Áñez y Murillo. Hasta una niña de tres años era considerada una sediciosa y peligrosa comunista”, escribió en sus redes sociales en relación a la lista parcial publicada por La Razón sobre 592 ciudadanos cuyos documentos presuntamente fueron requeridos por el exviceministro de Transparencia Guido Melgar al Servicio General de Identificación Personal (Segip), a denuncia del ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo.

Entre los investigados se encuentran periodistas, analistas, políticos, familiares del expresidente Evo Morales, y la esposa, madre e hija de García.

“AGL sigue cobarde y odiador, jamás investigamos a niña, que no tiene la culpa del monstruo de padre que tiene (sic)”, escribió Murillo, luego de más de un mes de estar en “silencio” en sus redes sociales.

Recordó que los hijos de Morales “fueron escoltados hasta dejar Bolivia”. “Mientras AGL y Evo escapaban aterrorizados, sus familias jamás fueron su prioridad. La mía quisieron asesinarla (sic)”, insistió el exministro.

El lunes, el ministro de Castillo denunció el extremo. “El 6 de febrero de este año (2020) el (entonces) viceministro de Transparencia (Melgar) ha solicitado el prontuario de 592 personas para que sean investigadas”, afirmó.