“En Chile la vacuna será voluntaria y gratuita para todos”, dijo Sebastián Piñera, el presidente con la aprobación más baja de toda la historia de Chile, en conferencia de prensa desde Palacio de la Moneda.

El próximo año, último de su pobre gobierno, se va a medir, sin duda, por el manejo de la pandemia.

La vacunación contra el Covid 19 -que comenzaría en Chile a fines de la próxima semana con 50 mil dosis y que se extenderá por todo el 2021-, coincidirá con las elecciones municipales, de gobernadores y de constituyentes, del 11 de abril; y con las parlamentarias y presidenciales, del 21 de noviembre. Y obviamente con sus respectivas campañas.

Con 10 millones cien mil vacunas ya reservadas al laboratorio Pfizer, y acuerdos con otros laboratorios que en total permitirá inmunizar a 16 millones de chilenos; La Moneda ve la oportunidad para lucir gestión y destacar la lucha del gobierno contra el virus.

Personeros del gobierno destacaban ayer un artículo publicado el martes en The New York Times, donde se nombra a Chile entre los países que tiene reservada una alta cantidad de vacunas.

“Hoy hemos recibido la confirmación del Laboratorio Pfizer-Biontech, que durante este mes de diciembre aterrizará en Chile el avión con las primeras 20 mil dosis de vacunas, lo que nos permitirá empezar a vacunar de inmediato a todas las personas que trabajan en las Unidades de Cuidados Intensivos de nuestro Sistema de Salud en las regiones con mayor incidencia de Coronavirus, como la Región del Bío Bío, Araucanía y Magallanes, y a parte del personal de la Región Metropolitana”, señaló Piñera en su cadena nacional.

Horas antes el exministro de Salud Jaime Mañalich había advertido: “Ha habido una búsqueda sistemática de criticar al gobierno del Presidente Piñera por el manejo de la pandemia en la medida que nuestras tasas de mortalidad, el manejo de la información, las medidas que se han tomado, el gasto fiscal que Chile ha hecho para limitar el daño de la pandemia empieza a ser más evidente, y comparativamente, en una mejor posición que otros países”.

El Presidente deberá transitar por una delgada línea donde, por una parte, pueda capitalizar el inicio de la inoculación contra el covid en nuestro país; pero por otra, cómo lo hace eso sin aparecer aprovechándose de la situación.

El ex presidente Ricardo Lagos criticó el martes “lo poco ético” que han sido los gobiernos del mundo al presumir quienes ya tienen las vacunas aseguradas para enfrentar la pandemia del Covid-19 en su país.

“No podemos seguir con este espectáculo inadecuado, ¿Qué país compra la vacuna primero? ¿Qué país es capaz de llegar primero con tal ventiladores mecánicos?”, señaló el ex mandatario. “Es poco ético estar hablando que ya tengo asegurada la compra de las vacunas para mi país”, añadió.

Sin embargo, todo hace prever que Piñera no dejará pasar la oportunidad de destacar que su gobierno asegurará la vacuna a toda la población.

Así lo señaló anoche a todo el país: “En Chile la vacuna será voluntaria y gratuita para todos. Para lograr este objetivo, desde mayo nuestro Gobierno ha trabajado intensamente para lograr acuerdos y firmar contratos con los laboratorios más avanzados en el desarrollo de vacunas contra el Covid 19. Este trabajo nos ha permitido avanzar en firmar contratos con los Laboratorios Pfizer-Biontech, Sinovac, AstraZeneca, Jensen – Johnsson & Johnsson y la Alianza Covax, que nos permiten asegurar una vacuna segura y eficaz que proteja en forma oportuna la salud de nuestra población”.

Más aún si la encuesta Cadem de esta semana arrojó una brecha alta entre la aprobación de Piñera (14%) y la aprobación de la gestión del gobierno frente a la crisis del COVID 19 (43%) . Y que los mejores evaluados de su gobierno son las figuras que manejan la pandemia.


Con información de La Tercera, BíoBio