El presidente de Colombia, Iván Duque, afirmó que los migrantes venezolanos no podrán recibir la dosis de la vacuna contra el coronavirus.

La priorización siempre serán los ciudadanos colombianos, pues de no ser así, los migrantes venezolanos arribarían a la frontera para solicitar la vacuna y no se tienen los medios necesarios para garantizarla”, avisó el presidente colombiano en una entrevista con la emisora local Blue Radio.

Sin embargo, dijo que hay excepciones, como el caso de “los ciudadanos con doble nacionalidad” y los que están “regularizados” y cumplen con las condiciones definidas por el Ministerio de Salud colombiano.

En caso contrario, insistió Duque, “tendríamos un llamamiento a la estampida, a que todo el mundo cruce la frontera para pedir que lo vacunen”.

La decisión del Gobierno de Duque dejaría sin vacuna anti-coronavirus a los venezolanos indocumentados, que rondan el 55 % de los 1,7 millones de personas de esa nacionalidad que viven en Colombia.

Las voces de rechazo a las declaraciones de Duque entre los venezolanos aumentan en Colombia. Según los migrantes venezolanos, “la vacuna debería ser universal y sin distinto de nacionalidades o razas”.

Las autoridades colombianas han informado que el primer lote de vacunas Pfizer (farmacéutica estadounidense), de 1,7 millones de dosis, llegará en febrero 2021. Este país sudamericano ha confirmado, hasta el momento, al menos 1,5 millones de contagios de coronavirus y más de 40 000 fallecidos debido a la enfermedad.

Esto mientras que, pese al deterioro de las relaciones Bogotá-Caracas, las autoridades venezolanas han planteado a sus homólogos colombianos coordinar medidas conjuntas para evitar la propagación del nuevo coronavirus; sin embargo, todas las propuestas han sido en vano, como la recomendación de abrir un canal directo para reducir la rapidez de la propagación de la COVID-19 fue rechazada por Duque.

Además, Caracas ha denunciado que las autoridades colombianas exageran las cifras de migrantes venezolanos para tener acceso a más fondos de organismos internacionales, como las Naciones Unidas.

A fin de apoyar a los venezolanos que migraron pero, tras encontrarse con una realidad adversa en otras naciones, ahora quieren retornar a Venezuela, el Gobierno del país bolivariano inició en agosto de 2018 el Plan Vuelta a la Patria.