Maduro tiene al enemigo cada vez más cerca: Estados Unidos  y Guyana firmaron un acuerdo de cooperación en materia de defensa, un día después de los reclamos y denuncias realizadas por el gobierno de Venezuela, en donde se afirmaba ejercicios militares entre funcionarios de ambos países.
Dichos ejercicios eran realizados en lo que Caracas reclama como aguas jurisdiccionales del país.

“Hoy en Georgetown, el Departamento de Defensa de Estados Unidos y Guyana firmó un ‘acuerdo de adquisición y servicios cruzados’. El jefe de personal de la Fuerza de Defensa de Guyana, el brigadier Godfrey Bess y el Comando Sur de EE.UU. El comandante almirante Craig Faller firmó el acuerdo”, informó el Comando Sur en la red social Twitter, citado por AVN.

El Gobierno de Maduro— en representación de la vicepresidenta Ejecutiva de la República Bolivariana de Venezuela, Delcy Rodríguez —, manifestó su preocupación por los ejercicios militares y detalló que Venezuela envío una carta a secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), António Guterres, alertando sobre la amenaza a la paz y a la tranquilidad a la región que representan dichos ejercicios militares conjuntos.

El pasado 18 de diciembre, la Corte Internacional de Justicia se consideró competente en la materia y tomó como válido el Laudo Arbitral de 1899 que lesiona la integridad territorial de Venezuela y la libertad del propio Maduro.

Venezuela en alerta

La vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez, ha advertido de la “amenaza” a la soberanía y a la integridad territorial de Venezuela que suponen las maniobras militares de Estados Unidos en Guyana, con la que Venezuela mantiene un contencioso territorial por Esequibo, y ha asegurado que el país está en alerta.

“Estamos muy atentos de estos ejercicios militares aunque no sean realizados en aguas de Venezuela”, ha afirmado durante una rueda de prensa desde el Palacio de Miraflores, sede de la Presidencia venezolana. Rodríguez se ha referido a la presencia de un buque militar estadounidense en las costas de Guyana.

Por su parte, el ministro de Defensa venezolano, Vladimir Padrino López, ha advertido de la “amenaza” y la “provocación” que suponen estas maniobras, por lo que ordenó “un patrullaje constante, marítimo y terrestre de las fronteras”. “Los venezolanos pueden tener la seguridad de que la FANB (Fuerza Armada Nacional Bolivariana) va a velar por cada centímetro de nuestro país”, ha subrayado.

Padrino ha explicado que el presidente Nicolás Maduro ha dado orden de mantenerse alerta ante posibles ataques y ha advertido de que “esto representa una amenaza para toda la región. Hoy es Venezuela, mañana puede ser otro país”.

El Esequibo es un territorio de 159.542 kilómetros que posee importantes recursos naturales –petroleros, gasísticos, mineros, hidráulicos y forestales– y un gran potencial turístico.

Está administrado por Guyana conforme a un laudo arbitral de 1899 que Venezuela considera nulo porque las negociaciones secretas, que se conocieron años después, revelan vicios del consentimiento.

La disputa ha vuelto a tomar relevancia a nivel internacional a partir de 2016, cuando la estadounidense Exxon Mobil comenzó una exploración petrolera, pese a las denuncias de Venezuela, cuya soberanía, ha denunciado, se está viendo nuevamente amenazada desde el mes de septiembre cuando Washington y Guyana anunciaron que desplegarían patrullas marítimas en la zona con el pretexto de luchar contra el narcotráfico.

“Guyana nunca tuvo disposición a negociar. Actuaba de mala fe. Guyana no ha estado apegada a buscar mecanismos de negociación”, ha afirmado Rodríguez. “La jurisdicción del Esequibo es de la soberanía de Venezuela. Participan en las acciones de exploración de la Exxon Mobil en este territorio. Guyana ha vulnerado la controversia territorial”, ha añadido. Además, ha acusado a la petrolera estadounidense de de finanziar los legales de la denuncia ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ), que ha admitido a trámite el caso.

Además, el ministerio de Asuntos Exteriores de Venezuela ha publicado un comunicado de rechazo a las recientes declaraciones del presidente de Guyana, Irfaan Ali, quien cuestionó el decreto emitido por el presidente Nicolás Maduro para crear el Territorio para el Desarrollo de la Fachada Atlántica.

“Venezuela rechaza las declaraciones del Presidente de Guyana, señor Irfaan Alí, sobre asuntos de nuestra jurisdicción interna. Es lamentable que las declaraciones de su mas alto funcionario persistan en la confrontación, seducido por los intereses de la Exxon Mobil”, ha publicado el canciller venezolano, Jorge Arreaza, en su cuenta en Twitter.

“Las asombrosas declaraciones además se arrogan derechos aún no resueltos en la controversia territorial y confirman el grave proceder de Guyana al disponer unilateralmente mediante el otorgamiento de concesiones a emporios energéticos que amenazan la integridad territorial de Venezuela y vulneran el Derecho Internacional”, reza el comunicado oficial venezolano.