Fuera ya de la Casa Blanca, empieza una nueva vida para los Trump. Melania Trump se lo ha tomado al pie de la letra a juzgar por las imágenes de su llegada a Florida donde la familia del ya expresidente de EEUU ha fijado su residencia.

Al bajar del avión que les ha trasladado de Washington a Palm Beach, la exprimera dama ha protagonizado un nuevo desplante a su marido y, obviando toda formalidad y protocolo, ha pasado de largo ha dejado solo a Donald Trump, que se ha quedado saludando mientras ella ya se había metido en el coche. El vídeo de las imágenes se ha vuelto rápidamente viral.

Y no ha sido el único cambio apreciado en Melania desde que abandonara Washington. La exprimera dama salió de la Casa Blanca vestida de negro riguroso y ha llegado a Florida con un cambio de ‘look’ total: ha bajado del avión luciendo un caftán de seda con un estampado de figuras en tono naranja, azul y blanco roto. Por cierto, un vestido de Gucci de 3.700 dólares.

Opina que es gratis