Ecuador es el primer país en votar en América Latina en 2021. La elección será el domingo 7 de febrero, cuando 13 millones de ecuatorianos podrán escoger el jefe de Estado, que sustituirá al actual presidente Lenín Moreno.

Las elecciones presidenciales ecuatorianas contarán con 15 hombres y 1 mujer entre las candidaturas. Desde el viernes 29 de enero, la normativa prohíbe la publicación de cualquier sondeo, sin embargo, hasta el momento el candidato favorito es Andrés Arauz, el cual está apadrinado por el expresidente Rafael Correa. Un favoritismo que las encuestas indican que no será suficiente para una victoria en primera vuelta, por lo que se tendría que volver a votar en abril.

El voto en Ecuador es obligatorio entre los 18 y los 65 años, sin embargo, se espera que haya un gran porcentaje de voto nulo y blanco. La campaña inició el 28 de diciembre y ha estado marcada por las medidas de bioseguridad: solo ha habido actos electorales en caravanas de automóviles y en plataformas virtuales.

Durante la campaña, algunos candidatos han devuelto al debate público propuestas que representarían violación de derechos humanos, entre los que se encuentran la pena de muerte, la cadena perpetua o la castración química.

Pero más allá de estos temas, los ecuatorianos tienen entre su principal preocupación la pandemia del Covid-19 y los efectos que ha tenido en la economía del país, así como el veto a la candidatura de Rafael Correa.

¿Qué está en juego para Ecuador en las elecciones presidenciales?

La pandemia afectó duramente a Ecuador. Primero de una forma visible, cuando en marzo, en la primera ola de Covid-19 que asoló al mundo, las imágenes de Guayaquil, con fallecidos en las calles por la saturación de hospitales y cementerios, ejemplificaban el descontrol causado por el comienzo de la pandemia.

Pero más allá de las imágenes y los fallecidos, el golpe también llegó a una ya castigada economía ecuatoriana. Se estima que más de 2 millones de personas cayeron en la pobreza en los tres primeros meses de pandemia.

Precisamente, la economía es la principal preocupación para los ecuatorianos según declaró a EFE, Ruth Hidalgo, decana de la Escuela de Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales de la Universidad de las Américas (UDLA): “de las encuestas, las preocupaciones que hemos visto reflejadas dicen que en primer lugar está el tema económico, porque la pandemia nos ha golpeado muchísimo”.

Hidalgo, que también es directora Ejecutiva de la Corporación de Participación Ciudadana, sitúa al empleo como segunda preocupación. Los datos de septiembre mostraban que 523.000 personas se encontraban sin empleo formal, uno de los peores indicadores en décadas.

Por último, Hidalgo también consideró que la gestión de la salud está entre los principales retos para el próximo Gobierno. La vacuna ya se está aplicando en Ecuador, sin embargo, la pandemia está lejos de estar controlada y, a pesar de que las imágenes de Guayaquil en marzo no se han vuelto a repetir, preocupa “el sistema de salud, porque hay evidencia de que pasa por un mal momento”.

En estas elecciones, sectores progresistas y populares ecuatorianos esperaban la vuelta de Rafael Correa como vicepresidente. Sin embargo, el expresidente continúa en Bélgica, tras ser condenado en el caso, “Sobornos 2012-2016”, a ocho años de prisión e inhabilitación política por cohecho y creación de una red de corrupción. Cargos que el expresidente niega y califica de persecución.

Los sondeos indican que las presidenciales necesitarán una segunda vuelta

La indecisión a estas alturas se encuentra en un 14%, según un informe de Atrevia. Por su parte, los votos blancos y nulos se sitúan en torno al 17%. Son porcentajes suficientes como para no sacar ninguna conclusión del resultado electoral.

Sin embargo, los sondeos indican que la Unión por la Esperanza (UNES), formada por el candidato presidencial, apadrinado por Correa, Andrés Arauz, y su candidato vicepresidencial, Carlos Rabascall, son los favoritos para vencer. En la encuesta que les da mejor resultado están en un 28,64%; mientras que la más desfavorable está en el 15%.

Sus principales contrincantes serán los conservadores liberales Guillermo Lasso y Alfredo Borrero, de la alianza Creando Oportunidades (Creo). Sus resultados viran en los sondeos entre el 26 % y el 20,85 %.

Esta cercanía en la expectativa de voto indica que es probable que haya una segunda vuelta. En ese caso, los sondeos también favorecen a Arauz, puesto que el tercer favorito, el indígena y ecologista Yaku Pérez, que obtendría alrededor del 13 % de los votos, es más cercano políticamente al binomio apadrinado por el expresidente Correa.

Estos son los principales candidatos para ocupar el Palacio de Carondelet

El “binomio por la esperanza” está liderado por el candidato izquierdista Andrés Arauz que, de salir ganador, se convertiría, con 36 años, en el presidente más joven de la historia de Ecuador. Antes, fue, entre 2015 y 2017, durante el Gobierno de Rafael Correa, ministro de Conocimiento y Talento Humano, y durante unos meses, ministro de Cultura y Patrimonio.

Imagen de Andrés Arauz, candidato apadrinado por el expresidente, Rafael Correa, y favorito en las encuestas.
Imagen de Andrés Arauz, candidato apadrinado por el expresidente, Rafael Correa, y favorito en las encuestas. © Consejo Electoral de Ecuador

Cabe destacar que Arauz acude a los mítines por todo el país con una réplica de cartón a tamaño real de Rafael Correa y promete que, de ganar, este será uno de sus principales asesores.

Además, quiere recuperar la senda de Correa, y promete reactivar el gasto social y romper con la austeridad respaldada por el FMI. Entre sus propuestas destaca dar un bono de 1.000 dólares a un millón de familias en su primera semana en el cargo.

El principal rival es el derechista Guillermo Lasso. Nacido en Guayaquil, es empresario y banquero, y este año intentará por tercera vez, tras 2013 y 2017, convertirse en jefe de Estado de Ecuador. En 1999 fue ministro de economía.

Lasso considera que una vuelta al ‘correismo’ podría llevar a Ecuador a convertirse en una nueva Venezuela. Entre sus propuestas destaca el impulso de la inversión extranjera y el aumento de la producción de petróleo.

Los analistas indican que le perjudica su imagen de conservador y cercano a las élites. Sin embargo, Lasso ha cuestionado partes del plan de austeridad, insistiendo en que no aumentaría los impuestos al valor agregado, como recomendó el FMI.

Por último, el candidato indígena, Yaku Pérez, cuenta con un buen número apoyos, pero no suficientes, según las encuestas, para ser presidente. Arropado por el potente movimiento indígena Pachautik, ha sido opositor tanto de Lenín Moreno, como de Rafael Correa. También fue presidente de la Confederación de Pueblos de la Nacionalidad Kichwa (ECUARUNARI).

Pérez, además se autodenomina izquierdista ecológico y comunitario. Propone prohibir toda actividad minera y limitar las nuevas concesiones para la producción de petróleo.

Fin a la convulsa presidencia de Lenín Moreno

Con estos comicios se acaba la era de Lenín Moreno al frente de Ecuador, quien no repetirá mandato, tras vencer en 2017 con el 51 % de los votos. Tras aquella elección los ecuatorianos esperaban que Moreno mantuviese la línea continuista del expresidente Rafael Correa. Sin embargo, rompió con el pasado poco después de asumir el mando y acusó a Correa de corrupción y endeudamiento irresponsable.

De las políticas sociales ‘correistas’, Moreno pasó a un Gobierno que buscó nuevos acuerdos comerciales y alianzas con el sector privado, además de impulsar el desarrollo de la industria minera.

Sin embargo, la economía no despegó y las tensiones sociales pusieron contra las cuerdas la etapa de Moreno al frente del país. Entre el 2 y el 13 de octubre se vivieron las protestas más multitudinarias y violentas de los últimos años. Moreno tuvo que declarar el estado de excepción, el toque de queda y se calcula que hubo entre 8 y 11 fallecidos, así como miles de heridos y detenidos.

Las protestas terminaron con una derogación del que se conocía como “paquetazo” que contemplaba múltiples recortes exigidos por el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Problemas en el sistema electoral

El 7 de febrero, más de 13 millones de ecuatorianos escogerán entre 16 candidaturas al nuevo presidente. Pero también a 137 miembros de la Asamblea y cinco representantes del Parlamento Andino.

Algo que no parece que vaya a suceder: el ministro de Defensa, Oswaldo Jarrín, confirmó retrasos en la impresión de las papeletas electorales. Esto provocaría que la votación se retrase a una hipotética segunda vuelta presidencial en abril.

Pero este no es el único problema: un error de impresión en 6 millones de papeletas del logotipo equivocado del movimiento político Amigo, le han costado a las arcas ecuatorianas 591.960 dólares.