La compra de un solo bitcóin a 50.000 dólares deja una huella de carbono de 270 toneladas, el equivalente de 60 autos de combustión interna, señala Bank of America.

“Con la inyección de mil millones de dólares en el bitcóin, el aumento del CO2 equivaldría a 1,2 millones de automóviles”, señala la corporación bancaria en un informe publicado este 17 de marzo y titulado Los pequeños secretos sucios del bitcóin.
Según el documento, el grueso de las capacidades de procesamiento del bitcóin se encuentran hoy en China, principalmente en la región de Xinjiang, en la que el carbón genera hasta un 80% de la energía eléctrica.
“La creciente complejidad del sistema acaba por crear un vicioso círculo ambiental de crecientes precios, creciente potencia de procesamiento, creciente consumo de energía y, a la larga, crecientes emisiones de CO2”.
Lo anterior significa que, si el precio del bitcóin subiera hasta un millón de dólares, la criptomoneda desbancaría a Japón como el quinto emisor del CO2 más grande del mundo.