Un filósofo que tuvo una gran influencia en los intelectuales contemporáneos, Michel Foucault, habría sido un pedófilo que habría tenido relaciones sexuales con niños árabes mientras vivía en Túnez, a finales de la década de 1960.

La referencia de Guy  Sormon a los delitos sexuales del filósofo francés, fallecido en 1984 a los 57 años, fue publicada este mes en su libro “Mi diccionario de mierda”, y luego reiterada por el autor en un programa de televisión. El presentador quedó asombrado: “Estás hablando de Foucault, para ti un pedófilo, algo que la gente no suele recordar cuando habla de él”.

Sorman, de 77 años, dijo que visitó a Foucault con un grupo de amigos en un viaje de vacaciones de Pascua en el pueblo de Sidi Bou Said, cerca de Túnez, donde vivía el filósofo en 1969. “Los niños pequeños corrieron detrás de Foucault diciendo ‘¿y yo? tómame, tómame’”, recordó en una entrevista con el diario británico The Sunday Times este domingo.

“Tenían ocho, nueve, diez años, les tiraba dinero y les decía: ‘Nos vemos a las 10 de la noche en el lugar habitual'”. Este, al parecer, era el cementerio local: “Allí hacía el amor en las lápidas con los muchachos. Ni siquiera se ha planteado la cuestión del consentimiento”.

Sorman dijo que “Foucault no se habría atrevido a hacer eso en Francia”, comparándolo con Paul Gauguin, el impresionista que tuvo sexo con chicas que pintó en Tahití, y André Gide, el novelista que persiguió a los chicos en África. “Hay una dimensión colonial en esto. El imperialismo blanco”.

Sorman dijo que lamentaba no haber denunciado a Foucault a la policía en ese momento ni a la prensa, y calificó su comportamiento de “innoble” y “extremadamente feo moralmente”.

Pero, agregó, los medios franceses ya conocían el comportamiento de Foucault. “Había periodistas presentes en ese viaje, hubo muchos testigos, pero nadie hizo historias así en ese momento. Foucault fue el rey filósofo. Es como un dios en Francia. “

Foucault, hijo de un cirujano, fue uno de los primeros intelectuales célebres del siglo XX, autor de obras que hasta hoy permanecen como referentes absolutos en la academia, como “Vigilar y castigar”, “Microfísica del poder” y los tomos de “Historia de la sexualidad” “. El filósofo también es recordado por firmar una petición en 1977 para legalizar el sexo con niños de 13 años.

Su biografía más conocida, “La pasión de Michel Foucault” (1993), de James Miller, describe su interés en los baños gay y sadomasoquistas de Estados Unidos – fue una de las primeras figuras abiertamente homosexuales en la vida pública y murió de SIDA – pero no menciona sus experiencias sexuales en Túnez.

Las declaraciones de Sorman sorprendieron a los expertos en Gran Bretaña, donde el último volumen de Foucault en la historia de la sexualidad en cuatro partes acaba de ser publicado por primera vez en inglés. Para Sorman, el comportamiento de Foucault fue sintomático de un malestar francés distintivo que se remonta a Voltaire. “Él creía que había dos principios morales, uno para la élite, que era inmoral, y otro para el pueblo, que debería ser restrictivo”.

Continuó: “Francia todavía no es una democracia, tuvimos la revolución, proclamamos una república, pero todavía hay una aristocracia, es la intelectualidad, y ha tenido un estatus especial. Cualquier cosa servirá “. Ahora, sin embargo,” el mundo está cambiando repentinamente “, agregó Sorman.

El intelectual dijo, sin embargo, que Foucault no debe ser “cancelado”. “Tengo una gran admiración por su trabajo, no estoy invitando a nadie a quemar sus libros, sino simplemente a entender la verdad sobre él y cómo él y algunos de estos filósofos usaron sus argumentos para justificar sus pasiones y deseos”, dijo. “Pensó que sus argumentos le daban permiso para hacer lo que quería”.

Opina que es gratis