Un juez de Estados Unidos ratificó la responsabilidad del expresidente boliviano Gonzalo Sánchez de Lozada y de su exministro Carlos Sánchez Berzaín en las muertes en los hechos violentos de octubre de 2003, situación que derivó en la renuncia del primero a la Presidencia y huida de ambos al país norteamericano.

“El juez (James) Cohn deniega las mociones de Sánchez de Lozada y Sánchez Berzaín, dictaminando que los demandantes establecieron que los asesinatos fueron ilegales según el derecho internacional y, por lo tanto, extrajudiciales, y que los acusados eran responsables”, resumió el Centro para Derechos Constitucionales (CCR, por sus siglas en inglés) que impulsa el juicio, según reporte de Erbol.

Como antecedentes en este caso se tiene que en 2018 un jurado determinó que Sánchez de Lozada y Sánchez Berzaín eran culpables de las muertes extrajudiciales y ordenó la indemnización de 10 millones de dólares a los demandantes. Luego, ese mismo año, el juez Cohn dejó sin efecto el veredicto al observar falta de evidencia, pero posteriormente en agosto de 2020 una Corte de Apelaciones revocó la decisión del juez y le ordenó que se readecúe el proceso.

La denegación del juez Cohn fue ratificada por la página web del Programa de Derechos Humanos de Harvard y agregó que con la decisión se “restablece el veredicto del jurado de 2018”, que concluyó que Sánchez de Lozada y Sánchez Berzaín eran culpables de las muertes extrajudiciales y otorgó 10 millones de dólares a los demandantes.

Uno de los criterios para justificar el fallo denegado por Cohn el lunes 5 de abril de 2021 señala que “se contravino el derecho internacional con las muertes ocurridas en 2003 causadas por militares bolivianos y que los acusados fallaron en demostrar que no fueron asesinatos extrajudiciales”.

Además afirma que con la autoridad que tenían los acusados al mando de las Fuerzas Armadas se podían prevenir o sancionar las ejecuciones extrajudiciales cometidas en 2003. El fallo final del documento anunció que “la Corte ahora entrará a una sentencia final en favor de los demandantes, de acuerdo con este fallo”.

En 2018, Sanchéz de Lozada y Sánchez Berzaín fueron declarados culpables de las muertes extrajudiciales ocurridas en 2003. Ese mismo año, el juez Cohn dejó sin efecto el veredicto al observar falta de evidencia, pero en agosto de 2020 una Corte de Apelaciones revocó la decisión y le ordenó la readecuación del proceso.

En noviembre de 2020, el expresidente y su exministro intentaron otra vez dejar sin efecto el proceso, al presentar la moción que ahora fue denegada, para que el juez Cohn decida rechazar los reclamos de los demandantes o se determine realizar un nuevo juicio.

 

Opina que es gratis