Un estudio de la organización por los derechos sexuales y reproductivos Profamilia demuestra cómo la pandemia de COVID-19 ha afectado la vida sexual y las relaciones de pareja en Colombia. Masturbación, ‘sexting’ y sexo casual fueron algunos de los temas abordados en la encuesta.
A lo largo de la pandemia de COVID-19, la ciencia se volvió un tema de la cotidianidad. El coronavirus impulsó un sinfín de investigaciones en todos las áreas de conocimiento más allá de la salud, como la economía, educación, política, tecnología y su impacto en la población mundial.
Las relaciones de pareja y el comportamiento sexual también han sido estudiados. A principio preocupaba, por ejemplo, la posibilidad de que el virus SARS-CoV-2 también fuera sexualmente transmisible. Y no fueron pocos los especialistas y los consejos que rapidamente se multiplicaron para tener sexo en la pandemia.
En América Latina y el Caribe, más precisamente, encuestas demostraron que la mayoría de los latinos se animan a tener sexo casual en pandemia. De hecho, aplicaciones de citas como Tinder proliferaron durante 2020, a pesar del llamado de la propia aplicación a mantenerse en casa.
Pero, ¿qué pasa en las parejas y en el sexo en Colombia? Esa pregunta fue la que se propuso la organización privada sin fines de lucro orientada a los derechos sexuales y reproductivos en Colombia Profamilia que, como parte de un estudio internacional dirigido por la Universidad de Gante (Bélgica) y la London School of Hygiene and Tropical Medicine (Reino Unido), busca conocer qué ha pasado en estos aspectos en el país sudamericano.
Entre los resultados, obtenidos a partir de 2.444 colombianos que contestaron la encuesta del estudio I-SHARE, concluye que la vida en pareja y el sexo se vieron fuertemente afectados a causa de la situación sanitaria.
Vida sexual en pandemia: ¿qué pasa en Colombia?
Una de las cifras más importantes del estudio es que, del total de encuestados, un 64% de las personas que estaban en una relación afectiva al menos tres meses antes de la pandemia terminaron su relación durante la emergencia sanitaria. De este total, 4 de cada 10 personas manifestaron que dicha ruptura se debió en buena parte a la crisis sanitaria de Colombia y el mundo.
En el ámbito sexual, un 18% de los encuestados sostuvo que desde el inicio de la pandemia aumentó la frecuencia con la que mantienen relaciones sexuales con su pareja, mientras que un 30% asegura que esta disminuyó. De las personas que no están en pareja, solo un 10% indicó que mantiene más relaciones ocasionales que antes.
Además, la encuesta consultó a los participantes acerca de temas como la masturbación, el sexting —la práctica sexual a través de mensajes de texto— y el cibersexo, el sexo casual y el consumo de pornografía.
Sobre esto, un 35% sostuvo que se masturba con mayor frecuencia, y casi la misma cantidad, un 32%, que lo hace mucho menos. Acerca de la pornografía, un 27% dijo que la consume con mayor asiduidad, mientras que 35% lo hace menos.
En tanto, un 27% indicó que practica más sexting que antes, y 18% manifestó que lo hace menos. Un 12%, en cambio, dijo que incrementó la frecuencia en que tiene cibersexo.
“Las cifras de I-SHARE son una nueva evidencia de que la pandemia incide en diversos aspectos de la salud y el bienestar de las personas más allá del contagio de la COVID-19. Por eso es necesario que, como sociedad, sigamos trabajando por la garantía plena e integral de los derechos, incluyendo los sexuales y reproductivos”, evaluó la directora ejecutiva de Profamilia, Marta Royo, según cita el medio colombiano Semana.
Consejos para la masturbación femenina | GipuzkoaGaur - Actualidad de  Gipuzkoa
Opina que es gratis