El líder de Unidas Podemos y candidato a la presidencia de la Comunidad de Madrid, Pablo Iglesias, denunciará ante los tribunales la amenaza de muerte recibida a través del ministerio del Interior, según informan fuentes de Unidas Podemos. Se trata de una carta en la que la amenaza va acompañada de “dos balas de Cetme”, un fusil del Ejército Español que también es usado por el resto de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

En el ministerio del Interior se han recibido sendas cartas dirigidas también al propio ministro, Fernando Grande-Marlaska, y también a la directora de la Guardia Civil, María Gámez, ambas con amenazas de muerte, según señalan las mismas fuentes.

“Tienes diez días para dimitir. El tiempo de reírte de nosotros se terminó”, reza la carta amenazadora contra el ministro

Fuentes de Interior confirman que el texto de la carta es una amenaza expresa que, en el caso del ministro, dice: “Tienes diez días para dimitir. El tiempo de reírte de nosotros se terminó. Policía Nacional. Guardia Civil. El tiempo lo tienes en contra para los taponazos”. (En argot policial “taponazos” son disparos).

El sobre a nombre de Grande-Marlaska incluía también dos cartuchos sin percutir del calibre 7,62 x 51, según las mismas fuentes, que explican que efectivamente esta munición puede ser usada para un Cetme pero que también hay otras armas que utilizan idéntico calibre.

Amenazas a Pablo Iglesias

Interior reforzó la seguridad de Iglesias en las últimas semanas, incluyendo tiradores en altura en sus actos en espacios abiertos

Interior también cursó una denuncia por estas amenazas a Fernando Grande-Marlaska y María Gámez este mismo jueves por la tarde, en la comisaria de la Policía Nacional sita en los bajos del Congreso de los Diputados.

Iglesias, que ha recibido anteriormente amenazas graves del mismo tipo, ha decidido acudir a los tribunales. Se da la circunstancia de que las balas corresponden al que sigue siendo el fusil básico de dotación en distintas escuelas y bases de la Armada Española así como en unidades de la Guardia Civil y también de la Policía Nacional. Su uso ha ido decayendo, quedando relegado a la instrucción, aunque su munición se sigue usando con otros fusiles más modernos.

El Cetme ha sido el fusil básico de dotación tanto de unidades de la Armada como de la Guardia Civil y de la Policía Nacional

Fuentes consultadas por La Vanguardia señalan que el ministerio del Interior reforzó la seguridad de Pablo Iglesias en las últimas semanas, durante sus actos de precampaña y campaña, debido a un aumento del riesgo de que atentasen contra él. Este dispositivo especial ha incluido, en los actos en espacios abiertos, un notable despliegue, con tiradores apostados en enclaves elevados.

En el último año han menudeado las amenazas explícitas contra miembros del Gobierno de coalición, algunas en forma de manifiestos firmados por militares retirados o en activo, y otras en chats de WhatsApp de miembros del ejército, donde además de hablar de atentar contra cargos políticos se exhortaba a fusilar a 26 millones de españoles.

La ministra de Defensa, Margarita Robles, siempre ha restado importancia a estos pronunciamientos golpistas, en los que la justicia tampoco ha hallado indicios de delito.

Carta de Pablo Iglesias

El Ministerio del Interior ha recibido una carta dirigida a mi con amenazas de muerte hacia mí y hacia mi familia. El sobre contenía 4 balas de Cetme. No es la primera vez que sucede. Hoy también han recibido cartas amenazantes el ministro Marlaska y la Directora de la Guardia Civil. Amenazas y más amenazas para que dejemos de hacer política, y que cada vez van un poco más lejos.

Esto es otra consecuencia más de la normalización y el blanqueamiento del discurso de odio de la ultraderecha. Esto es consecuencia de la normalización mediática de bulos y mentiras contra nosotros. Y también es la consecuencia de la impunidad. No ha habido ni un solo detenido por el atentado contra nuestra sede en Cartagena con un cóctel molotov. El ex legionario que disparó con fuego real contra fotos de miembros del Gobierno mientras reía frente a la cámara, se ha ido de rositas. No ha habido ninguna consecuencia para los militares retirados que hablaban de fusilar a 26 millones de españoles por rojos. ¿Cómo no van a sentir una impunidad absoluta como para enviarnos amenazas de muerte con balas de un fusil de asalto?

Si crees que esto no va contigo, te equivocas. Porque no solo me están amenazando de muerte a mí y a mi familia y a cargos del Gobierno y del Estado. Te están amenazando a ti, están amenazando tu derecho a votar a quien te dé la gana y a ejercer tu libertad. Están amenazando la democracia. Porque no nos atacan por quiénes somos sino por lo que representamos. Hoy soy yo pero, si continúan la impunidad y el blanqueamiento mediático de la ultraderecha, mañana serán otros compañeros. Nosotros vamos a denunciar estas amenazas en los juzgados. Pero la amenaza a la democracia la tenemos que rechazar entre todos y todas. Esto no va de personas ni de partidos, va de defender la libertad y la democracia.

Para ser demócrata hay que ser antifascista.

Opina que es gratis