Lo policía colombiana tiene nuevas razones para avergonzarse. Se conoció que Lucas Villa Vásquez habría sido asesinado durante una operación ilegal conjunta entre la banda criminal Cordillera y algunos agentes de la Policía Nacional.

De acuerdo con Caracol Radio, desde la Mesa Nacional de Víctimas aseguran que existe un testigo en la Fiscalía que está solicitando asilo político para él y su familia para revelar los nombres de los uniformados de la Sijín que participaron en el atentado contra Villa el 5 de mayo, en el Viaducto César Gaviria Trujillo en Pereira.

Y es que la investigación del crimen de Lucas Villa no avanza, según un informe de Noticias Uno que asegura que la Fiscalía no ha identificado a los autores materiales ni intelectuales del asesinato de Villa, esto a pesar de que la Policía Nacional ofreció una recompensa de hasta 100 millones de pesos por información sobre este crimen.

El pasado sábado 5 de mayo, cuando se conmemoraba un mes de su asesinato, se llevó a cabo un homenaje a Villa con una marcha que inició desde la Universidad Tecnológica de Pereira y en la que estuvieron presentes algunos de sus familiares, quienes también señalaron los pocos avances en las indagaciones por el homicidio del manifestante que ahora se convirtió en unos de los símbolos de las protestas en el país.

En La FM, la tía del estudiante, Martha de Salas, expresó su decepción ante la falta de resultados por parte de las autoridades.

“El sentimiento después de este mes de los hechos en que acribillaron a mi sobrino son de desolación, tristeza e incertidumbre por no dar todavía con el paradero de los responsables”, afirmó.

Pese al dolor, las hermanas de Villa lo recordaron como un manifestante que mediante el amor buscaba cambios para el país y esperan que su memoria sea exaltada.

“El sábado hace un mes fue un acto violento el que nos sometió a unos momentos muy difíciles como familia y lo que queremos es hacerle un contrapeso de demostrar que el amor es tan grande por nuestro hermano, por nuestra familia, por los colombianos que seguimos presentes y que queremos que las demás personas sigan presentes en nosotros y que logremos contagiar a los demás de ese amor que tenemos para que entre todos logremos que cada corazoncito, como decía mi hermano, sea un avance”, dijo en Noticias Uno, Sidssy Uribe Vásquez, una de las hermanas del manifestante.

Mientras que su otra hermana, Sol Uribe Vásquez, indicó en ese noticiero que con lo ocurrido con su hermano se recuerda que muchos han ofrendado hasta la vida en el paro nacional por cambiar la situación de Colombia.

“Cada marcha, cada pie sobre el asfalto, cada camiseta de Colombia, cada panfleto día tras día durante este mes de protestas ha sido el hermoso, más grande y maravilloso acto de homenaje con todos los que han dado su vida por hacer de este país más digno y más equitativo”, expresó.

En Noticias Uno recordaron que el día de su homicidio, Villa había estado protestando con bailes en la calle, realizando charlas en el transporte público, protegiendo a los otros manifestantes y extendiendo puente de entendimiento saludando a policías que estaban en las marchas.

Sin embargo, en la noche del miércoles 5 de mayo, a Villa le dispararon en ocho oportunidades cuando se encontraba con otros manifestantes en el viaducto que conecta a Pereira con Dosquebradas. Junto a él fueron heridas dos personas más que ahora se recuperan del ataque sicarial.

Opina que es gratis