El presidente de la Cámara de Diputados de Bolivia, Freddy Mamani, pidió al Ministerio Público convocar a declarar a Carlos Mesa por su participación en los hechos previos al presunto golpe de Estado del 2019 y sobre la base de las declaraciones que hizo la expresidenta Jeanine Añez.

“Desde la presidencia de la Cámara de Diputados pedimos al Fiscal General y a todos los responsables de este tema convoquen a Carlos Mesa para que pueda declarar sobre la base de declaraciones que hizo Jeanine Añez”, señaló Mamani en conferencia de prensa.

La autoridad legislativa señaló que de esa manera se “transparentará mucho más la justicia en nuestro país”.

El pasado viernes se conoció las declaraciones que hizo Añez ante la Fiscalía y la expresidenta afirmó que fue Carlos Mesa – líder de Comunidad Ciudadana (CC)- quien se opuso a que fuera Adriana Salvatierra quien asuma la presidencia del Estado, en noviembre del 2019.

Anticipándose a la renuncia de Evo Morales a la presidencia – en medio de denuncias de fraude y tras perder el apoyo de la policía y las Fuerzas Armadas- y de Álvaro García Linera a la vicepresidencia, Salvatierra señaló que le correspondería a ella asumir la presidencia del Estado. Empero, según Añez, la idea fue rechazada por Mesa, quien se opuso a que cualquier legislador del Movimiento al Socialismo (MAS) asuma el cargo advirtiendo que de tomar esa decisión no se pondría fin a las protestas de parte de la ciudadanía.

“En esa reunión Adriana Salvatierra plantea y anticipa ante una posible renuncia de Evo Morales, que ella accedería a la Presidencia en sucesión constitucional y llamaría a elecciones con un nuevo Tribunal Constitucional (sic). Y le consulta si eso sería aceptado por el señor Carlos Mesa. El señor (no identifica el nombre) Quiroga llama a Carlos Mesa por teléfono para consultarle y éste le responde que la ciudadanía no aceptaría esa sucesión (porque) las protestas continuarían”, reveló Añez en su declaración, según informaron Página Siete y La Razón.

Según este último medio, Añez habla de que tal reunión se produjo en la casa de José Antonio Quiroga, en la editorial Plural, a la que presuntamente asistieron Salvatierra, el entonces ministro de Comunicación, Manuel Canelas, y Ricardo Paz, asesor de Mesa. Todo antes de que Morales y García Linera presenten su renuncia.

Finalmente Morales y García Linera renunciaron el 10 de noviembre. Después hubo reuniones entre representantes del MAS y la oposición, además de la Iglesia y la Unión Europea.

En ellas, según revelaron representantes del MAS, entre ellas Teresa Morales y la propia Salvatierra, la oposición definió que sea Añez quien asuma la presidencia del Estado, señalando que si el oficialismo no estaba de acuerdo ejecutarían su “Plan B”.

Precisamente la bancada del MAS no participó de la sesión en la que Añez se proclamó, primero, presidenta del Senado y luego del Estado, lo que fue denunciado como un “golpe de Estado” por parte del Movimiento al Socialismo.

Añez, cabe recordar, está detenida preventivamente acusada por los delitos de conspiración, sedición y terrorismo por el presunto golpe del 2019.