Desde que lo impusieron en la silla presidencial de Colombia, Iván Duque ha dado señales de que lo suyo era más bien el entretenimiento: bailar en programas de televisión, tocar guitarra, jugar al fútbol y ser humillado por los ejecutivos del Real Madrid (Butragueño le dijo que él solo usaba la cabeza para pensar). En esa línea, esperar una actitud republicana de Duque es un tanto optimista.

Y así fue este 20 de julio, cuando Colombia celebraba su independencia y el mandatario dio su tradicional discurso. Según las tradiciones republicanas del país, tras sus palabras, la oposición tiene derecho a dar una réplica y el mandatario de turno está obligado por ley a escucharlos. Duque, claro, prefirió escapar de esta obligación de su cargo.

Los senadores Antonio Sanguino (Alianza Verde), Pablo Catatumbo (Comunes) y la representante María José Pizarro (Pacto Histórico) fueron los tres congresistas de la oposición que dieron su discurso de réplica tras el que dio el presidente Iván Duque en la instalación del último año de sesiones ordinarias del Congreso este martes.

Esto se da pues así lo establece el Estatuto de la Oposición. En sus intervenciones los parlamentarios le reclamaron al presidente Iván Duque haberse ido del Capitolio luego de dar su discurso. No obstante, el mandatario delegó por decreto al ministro del Interior, Daniel Palacios, para escucharlos.

Así lo informó el secretario general del Senado, Gregorio Eljach, quien reveló que esta disposición quedó consignada en el “decreto número 781 de 2021 de fecha 19 de julio, suscrito por el presidente de la República, Iván Duque Márquez”.

“Un saludo al presidente ausente, que no quiere oír estos discursos de la oposición”, empezó en su discurso Catatumbo. “Se va justo cuando va a hablar la oposición”, advirtió Pizarro.

Los tres congresistas coincidieron en resaltar que durante las protestas hubo excesos de la Fuerza Pública, así como prevalecieron los asesinatos contra los líderes sociales y excombatientes.

“La magnitud de la crisis de derechos humanos es inocultable”, advirtió Sanguino.

Otro de los asuntos que tocaron fue sobre el acuerdo de paz. “Las cruzadas permanentes por acabar con las instituciones de justicia, verdad, reparación y no repetición, nacidas del Acuerdo de Paz, han sido reiteradas en este Gobierno”, sentenció Sanguino.

Catatumbo reiteró su compromiso por la paz pero le hizo un llamado al Ejecutivo:

“Señores del gobierno: ¿Por qué tanta mezquindad para echar a andar la nave de los sueños de una Colombia en paz, justa y diferente?”, advirtió.

Por su parte, la congresista Pizarro hizo su intervención con una bandera de Colombia al revés; de igual forma puso a su costado un casco y una gafas, elementos de protección que han comenzado a ser usados con mayor frecuencia en las marchas.

“Escuchamos a Duque y pensamos que vive en un país que no es Colombia. Se va justo cuando va a hablar la oposición. Entonces tomamos la decisión de no hablarle a un presidente que delega sus orejas, sino a Colombia”: sentenció la representante.

Tras ello agregó que “estamos viviendo una de las épocas más dolorosas de nuestro país y de nuestra historia, ese es el legado del Gobierno de Iván Duque y por lo que será recordado: por dolor, por indiferencia, por mezquindad”.

Los parlamentarios resaltaron algunas cifras de pobreza, desempleo y sobre temas ambientales, que, advirtieron, son preocupantes.

Pizarro agregó que la primera línea de salud, a la que aplaudió vehementemente en su discurso, “sigue esperando que lleguen sus sueldos, siguen esperando trabajo y condiciones dignas, ellos que han sacrificado su vida por los colombianos y colombianas”.

Los parlamentarios también hablaron de la política exterior del país. “En política exterior, tristemente no estamos en los ojos del mundo por su magnífica gestión ni por su talante democrático”, apuntó Pizarro.

Finalmente, enviaron un mensaje sobre las elecciones del próximo año.

“Nos espera un año muy difícil, si el Presidente no abandona sus terquedades y convoca más bien a todas las fuerzas políticas y sociales en un diálogo sincero y necesario para buscar salidas y soluciones de fondo al estallido social que experimenta el país”, señaló Sanguino.

Mientras Pizarro remató: “Proponemos un nuevo pacto, fruto del gran diálogo social con todos los sectores sociales y económicos del país, con las mujeres de colombia que hoy hemos retrocedido más de 10 años en materia de derechos conquistados y vivimos en la absoluta precariedad; un pacto por el empleo y por las pensiones dignas; por el trabajo digno y con estabilidad para garantizar las pensiones de hoy y de mañana; un pacto por los Derechos Humanos”.

Por su parte, el senador Gustavo Petro respondió a Iván Duque con un par de ejemplos ante la invitación del presidente de adelantar un “debate electoral reflexivo”: “Lo dice el que se negó a debatir conmigo en la segunda vuelta presidencial y acaba de retirarse del senado para no escuchar la réplica de la oposición”, aseguró el líder de izquierda.


Con información de El Tiempo, El Colombiano

Opina que es gratis