En las elecciones de Chile competirán nueve candidatos a presidente. Son los que se anotaron ante el Servico Electoral (Servel) tras conseguir los más de 33 mil patrocinios necesarios y confirmar su nombre en la papeleta electoral de cara a los comicios del 21 de noviembre y, eventualmente, a la segunda vuelta del 19 de diciembre.

Sebastián Sichel, el candidato oficialista,

El candidato del bloque oficialista conservador, Sebastián Sichel, vivió en campamentos hippies y no veía televisión cuando era niño. Este abogado de 43 años militó originalmente en la Democracia Cristiana y luego apoyó a Sebastián Piñera, al punto que fue uno de sus ministros (Desarrollo Social).

A comienzos de este año, entrevistado por el canal 24 Horas, dijo que es un precandidato presidencial “de centro”. Agregó que a la derecha “le falta calle” y que un gobierno de centroderecha necesita “una causa ideológica en común, pero con diversidad social y cultural”.

Dejó la presidencia del Banco Estado para ser uno de los candidatos de la coalición que llevó a que Piñera ganara las elecciones presidenciales de 2017. Esta semana, Vamos Chile cambió su nombre para apoyar la candidatura de Sichel a “Chile Podemos +”

Respecto a sus propuestas, Sichel ha dicho que en los primeros 100 días de su eventual gobierno se centraría en disminuir la burocracia, liberar el emprendimiento y fortalecer la red de protección social.

Gabriel Boric, el candidato del bloque de izquierda Apruebo Dignidad

El candidato de la coalición Apruebo Dignidad, Gabriel Boric, fue la sorpresa del Frente Amplio cuando venció en las primarias al favorito de las encuestas y candidato del Partido Comunista, Daniel Jadue.

“Si Chile fue la cuna del neoliberalismo, también será su tumba”, aseguró Boric en sus primeras palabras como candidato presidencial de la izquierda.

El aspirante más joven a la presidencia, tuvo una activa militancia estudiantil y fue uno de los voceros de la Confederación de Estudiantes de Chile en 2011. Las movilizaciones estudiantiles lo catapultaron a la escena nacional del país y en marzo de 2014 asumió el cargo de diputado que renovó en las elecciones de 2017.

Yasna Provoste, la candidata de la centroizquierda

A dos días del cierre de las inscripciones, Yasna Provoste se impuso por amplia mayoría en consulta ciudadana y se convirtió en la carta presidencial de Unidad Constituyente, el bloque conformado por partidos de centroizquierda en Chile.

Provoste, de 51 años, se afilió a la Democracia Cristiana a los 14, cuando todavía regía en Chile la dictadura de Pinochet. Durante el gobierno de Piñera ha ganado visibilidad desde su posición de presidenta del Senado, donde ha jugado un rol clave en los cruces entre el Ejecutivo y el Congreso, sobre todo en el manejo de la pandemia.

La integrante de la DC forma parte de los equipos de gobierno de la centroizquierda desde su juventud. Integró los equipos de gobierno de Eduardo Frei (1994-2000) y Ricardo Lagos (2000-2006) y fue ministra de Educación durante el primer mandato de Michelle Bachelet (2006-2010), pero en 2008 fue removida del cargo por una acusación constitucional que la dejó cinco años sin poder participar en elecciones ni ocupar cargos públicos.

Cuando Unidad Constituyente oficializó su lista parlamentaria ante el Servel, empezó a utilizar el nombre “Nuevo Pacto Social”.

José Antonio Kast, el candidato del ultraderechista Partido Republicano

Mientras los canales de televisión anunciaban los sorpresivos triunfos de Boric y Sichel en las elecciones primarias, el líder del derechista Partido Republicano, José Antonio Kast, oficializó su candidatura para las elecciones de noviembre desde su cuenta de Twitter.

El abogado y exdiputado militó durante muchos años en la Unión Demócrata Independiente (UDI). Kast fue candidato en las elecciones de 2017. En esa ocasión obtuvo el 7,93% de votos, lo que representa el apoyo de más de 523 mil chilenos.

Kast reivindica, sin complejos, el legado del dictador Augusto Pinochet, al punto que en la última campaña electoral dijo que “sacando todo el tema de los derechos humanos” la dictadura chilena (1973-1990) fue más importante “para el desarrollo del país” que el primer gobierno de Piñera, entre 2010 y 2014.

También respeta a rajatabla los principales lineamientos programáticos de líderes derechistas como Jair Bolsonaro y agrupaciones políticas como Vox de España: es contrario a la despenalización del aborto y el matrimonio igualitario, menciona recurrentemente el “plan globalista de George Soros” y ha presentado proyectos para frenar el ingreso de inmigrantes (en la última campaña propuso cerrar la frontera con Bolivia).

Marco Enríquez-Ominami, el candidato del Partido Progresista (PRO)

El fundador y líder del centroizquierdista Partido Progresista (PRO) de Chile, Marco Enríquez-Ominami, confirmó desde sus redes sociales que será candidato en las elecciones presidenciales por cuarta vez.

Enríquez-Ominami pudo inscribirse luego de que el Tribunal Constitucional (TC) aceptara un pedido del líder del PRO para recuperar sus derechos políticos. Enríquez-Ominami está acusado de rendir gastos electorales irregulares en 2013 y de haber recibido antes de 2016 financiamiento ilegal por parte de la empresa Sociedad Química y Minera de Chile.

En una entrevista con la radio Futura, el político y cineasta aseguró que quiere “estar presente en la presidencial para sacar” al gobierno de Sebastián Piñera y a “su control remoto Sichel”, en referencia al candidato oficialista. “¿Quién representa la fuerza tranquila de cambio? No lo veo en Chile”, agregó.

Diego Ancalao, el candidato de la Lista del Pueblo

El activista de origen mapuche Diego Ancalao logró reunir las firmas necesarias se inscribió como candidato presidencial del movimiento Lista del Pueblo.

“Soy una persona mapuche que vive los dos mundos, la discriminación, la falta de oportunidad, y esta candidatura, es para sanar las profundas heridas que tiene este país, desigualdad, pobreza, con la madre tierra y la deuda que se tiene con los pueblos originarios”, sostuvo.

“Esta candidatura busca representar a los del Chile Profundo, olvidado y excluido, que nunca han tenido la posibilidad de hablar por sí mismo, porque siempre han sido interpretado por partidos políticos, que hablan en nombre del pobre y el pueblo, pero no quieren que el pobre y el pueblo entre al debate presidencial”, añadió.

Eduardo Artés, el candidato por la Unión Patriótica

El actual secretario general del Partido Comunista Chileno (Acción Proletaria) se presentará bajo la Unión Patriótica, partido del que también es presidente. Eduardo Artés Brichetti, de 69 años, se postula por segunda vez desde la elección de 2009 cuando alcanzó el 0,51% de los votos.

Franco Parisi y Gino Lorenzini, candidatos por el Partido de la Gente

Franco Parisi buscará nuevamente llegar a la presidencia, esta vez por el Partido de la Gente. El ingeniero se presentó en 2013 como candidato independiente.

 

En esta ocasión, Parisi compartirá la misma coalición que el fundador de la empresa financiera Felices y Forrados, Gino Lorenzini. Tras recolectar más de 42 mil firmas, Lorenzini oficializó su lugar en la papeleta y aseguró que impulsará “un capitalismo popular que ponga dinero en el bolsillo de las personas”.