Daniel Rothman, profesor de geofísica del Instituto de Tecnología de Massachusetts (Estados Unidos), afirma que estamos cerca de vivir una nueva extinción masiva. Así lo expone tras sus estudios sobre las interrupciones humanas en el ciclo del carbono.

Este experto explica que el carbono es un elemento necesario en los compuestos biológicos del planeta, ya que entre el 45% y el 50% de la biomasa del planeta está compuesta por este elemento. Y esto se basa en un equilibrio que es muy importante para la vida: la cantidad que se produce y la que se recicla es necesaria para este balance, puesto que si no se produce este balance se producirían consecuencias terribles para la vida.

Así, el carbono se intercambia entre la atmósfera y los niveles de los océanos. Según los estudios que ha realizado Daniel Rotham, hay una cantidad limitada de carbono que se puede llevar a la atmósfera y a los océanos en un periodo concreto de tiempo geológico. Y una vez que se llegue a superar ese límite, llegaría el punto de extinción masiva.

Rotham establece que el límite son 300 gigatoneladas pero, según sus cálculos, incluso da una fecha por la que afirma que en el año 2100 agregaremos a los océanos cerca de 500 gigatoneladas. Y entonces se produciría la catástrofe.

Quinta extinción

De producirse, esta extinción sería la quinta extinción masiva que se produce en 380 millones de años. Una extinción masiva es aquella en la que desparecen sin descendencia un 10% o más de las especies a lo largo de un año o un 50% en el periodo de entre uno y tres millones y medio de años.

La primera ocurrió hace 440 millones de años y se la denominó la extinción del Ordovícico-Silúrico. A esta, la pronosticada por Daniel Rothman, se la ha apodado ya como la extinción del Holoceno, que significa ‘todo lo reciente’.