La Corte Constitucional de Colombia hizo pública su decisión de tumbar el nuevo intento del Gobierno de reiniciar la aspersión aérea de cultivos ilícitos con el herbicida glifosato, una práctica prohibida desde 2015. La Corte reafirmó asimismo la necesidad de consultar previamente a las comunidades afectadas.

El Gobierno de Iván Duque en Colombia sufre un nuevo revés judicial. Este miércoles, la Corte Constitucional Colombiana hizo pública su decisión de tumbar el intento del Ejecutivo de retomar la aspersión aérea de cultivos ilícitos (hoja de coca y cannabis) con el herbicida glifosato. La decisión había sido tomada en noviembre, pero no se publicó hasta este 19 de enero.

La Corte reconoció “los derechos fundamentales al debido proceso, a la participación, a la consulta previa y de acceso a la información de los demandantes” ante la posible vuelta de una práctica que fue erradicada en 2015. En aquel momento, la Organización Mundial de la Salud (OMS) alegó que el glifosato es cancerígeno para los humanos y dañino para el medio ambiente.

Así, el Gobierno de Juan Manuel Santos dio la orden de cesar la aspersión con el citado herbicida. Con el nuevo fallo, se echa por tierra también el argumento de la Policía Nacional y del Ministerio del Interior, que aseguraban que los terrenos que se verían afectados por la fumigación no pertenecían a comunidades indígenas, que en muchos casos ven en la coca una planta sagrada.

La Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (ANLA) había dado luz verde al proyecto. Según la Corte, “La ANLA no podía tomar una decisión acerca de la modificación del plan sin que antes se realizara consulta previa a todas las comunidades étnicas susceptibles de verse afectadas con la aspersión”. Los tres estamentos tienen ahora un plazo de un año para abrir consulta con las comunidades afrodescendientes e indígenas que se verían afectadas.

Largo pulso por mantener en pie la prohibición del glifosato

Desde el momento en que se cesó la aspersión de cultivos por medio del glifosato ha habido diversos procesos para intentar volver a activarla. La decisión de la Corte Constitucional viene a confirmar una sentencia del Tribunal Administrativo de Nariño del pasado 10 de julio de 2020 que concedió “el amparo de los derechos fundamentales a la consulta previa”.

Anteriormente, en 2017, el alto tribunal había suspendido la fumigación por vía aérea, si bien dejó abierta la posibilidad de volver a autorizarla en caso de que el Gobierno cumpliera seis exigencias ambientales que quedaban registradas en el fallo.

Guillermo Rivera, ex ministro del Interior con Juan Manuel Santos, se congratuló del fallo en su perfil de Twitter.

“Aplaudo al Constitucional que dejó sin efectos el plan de manejo ambiental para el glifosato. Esta es una discusión que deberíamos superar porque está de por medio la salud y el ambiente. Deberíamos unirnos en torno a un desarrollo rural que brinde alternativas a los campesinos”, afirmó.

La aspersión con glifosato, además, va en contra del principio de sustitución voluntaria de cultivos ilegales firmado en los Acuerdos de Paz entre el Gobierno y la extinta guerrilla de las FARC en 2016.