El presidente de Colombia, Iván Duque, defendió este lunes nuevamente la actuación de la Fuerza Pública en el operativo realizado en la vereda Alto Remanso, en Putumayo, hace algunos días, que dejó 11 personas muertas.

A pesar de que miembros de la comunidad aseguran que las personas muertas eran civiles desarmados y que el Ejército manipuló los cadáveres para simular que había habido un combate, el presidente Duque sostuvo que la Fuerza Pública actuó de acuerdo con todos los protocolos que rigen su actividad.

Según Duque, la operación fue debidamente planificada, con base en información precisa de inteligencia que advertía sobre la presencia de terroristas en ese lugar, y señaló que hubo un intercambio de disparos, que dejó heridos a miembros de la Fuerza Pública.

“Esa operación tenía planificación, tenía información de inteligencia precisa sobre la presencia de cabecillas y miembros de células de terroristas y narcotraficantes en ese lugar del territorio. Esperamos que el dictamen de la Fiscalía se conozca, pero el actuar de la Fuerza Pública ha sido conforme a todos los protocolos de uso de fuerza y de conformidad de las normas del DIH”, dijo.

Miembros de la oposición buscan citar a un debate en el Congreso al ministro de Defensa, Diego Molano, para que responda varios interrogantes que existen sobre la operación, como por qué se habría adelantado la operación en medio de la población civil y por qué los habitantes de la comunidad aseguran que un grupo de militares vestidos de negro fueron quienes cometieron el ataque.