En las últimas horas, se ha generado un gran debate en las redes mexicanas debido a que una diputada oficialista propuso que las mujeres se incorporen de manera obligatoria al servicio militar.

Se trata de la diputada mexicana Laura Imelda Pérez Segura, quien forma parte de la bancada del partido oficialista Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).

Pérez Segura presentó un proyecto para modificar 25 artículo de la Ley del Servicio Militar, con el argumento de que así se promoverá la igualdad que exigen las feministas.

Sin embargo, organizaciones sociales, feministas y de derechos humanos rechazaron la iniciativa y algunos colectivos feministas manifestaron que el servicio militar es la peor parte del «patriarcado», asegurando que no es la «igualdad» que están buscando.

Artículos modificados

El primer artículo del documento presentado por la legisladora dice: «De acuerdo con lo dispuesto en el artículo 5o. de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, se declara obligatorio y de orden público el servicio de las armas para todas las mexicanas y todos los mexicanos por nacimiento o naturalización, quienes lo prestarán en el Ejército o en la Armada, como soldados, clases u oficiales, de acuerdo con sus capacidades y aptitudes».

El resto de las modificaciones agrega «las mexicanas» a los requisitos que ya rigen para «los mexicanos», es decir, que se deberán alistar durante el segundo semestre en el que cumplan 18 años y comenzarán su servicio militar el 1 de enero del año siguiente.

Varios de los artículos también están redactados aplicando otras formas del lenguaje inclusivo como «las y los» o «las personas».

«Sus obligaciones militares terminan el 31 de diciembre del año en que cumplan los 45 años de edad», señala el proyecto, lo que implica que deben estar a disposición de ser convocados por las Fuerzas Armadas durante casi tres décadas.

La propuesta también establece que, en tiempo de paz, las mexicanas y los mexicanos por nacimiento, que adquieran otra nacionalidad, no serán considerados elementos activos.

Para justificar la reforma de ley, la comisión señala que en países como Noruega, Suecia e Israel se prevé la obligación de las mujeres al servicio de manera temporal y plantea que, en el caso de México, la obligatoriedad “contribuiría al alcance, representatividad y diversificación de los papeles de la mujer en las fuerzas armadas del país, y combatiría una visión sexista en perjuicio de ambos géneros”, según reportó La Jornada.

Rechazo

En cuanto se conoció la iniciativa, comenzó a circular y hacerse viral la etiqueta «no a la militarización» y se abrió el debate en redes sociales.

La organización feminista Intersecta advirtió que la verdadera igualdad no tiene nada que ver con obligar a las mujeres a hacer el servicio militar, sino con la ampliación del acceso a servicios de cuidado, salud, educación y vivienda, entre otros, mientras que el colectivo feminista Brujas del Mar ironizó sobre que el nuevo proyecto de ley fomentará la igualdad.

Por su parte, la Asociación Civil México Unido contra la delincuencia convocó a impugnar el dictamen.

El proyecto se iba a tratar el 23 de agosto, pero debido al rechazo y a petición del morenista Miguel Carrillo Cubillas, la propuesta de su compañera de bancada Laura Imelda Pérez Segura fue retirada de la comisión bajo la petición de que se realice un análisis más profundo de las implicaciones que esta modificación tendría en la constitución, según reportó El Sol de México.