André Frank y su equipo del Instituto de la Economía Mundial (IfW), de Kiel, analizan desde hace semanas la información disponible sobre la ayuda occidental para Ucrania. Intentan calcular cuánto se entrega realmente en implementos militares, asistencia humanitaria y ayudas financieras.

El mayor desafío para los economistas es determinar las sumas correspondientes a la asistencia militar dentro del monto total de la ayuda ya entregada o prometida, que entretanto asciende ya a 100.000 millones de euros.

No es una tarea fácil. Hay lagunas en los datos oficiales entregados por Estados Unidos y Gran Bretaña. Lo mismo vale para las publicaciones del Gobierno alemán, que actualiza regularmente la lista de los implementos militares enviados a Ucrania. “A primera vista, esto parece muy transparente, porque se indica el número de unidades”, dice el economista André Frank a DW.  “Pero nosotros queremos traducir los envíos a Ucrania a un valor monetario”, para reflejar el costo real, aclara.

En el caso de Alemania, eso resulta especialmente difícil, porque se ha entregado material de los depósitos del Ejército que ya estaba fuera de uso, y, por lo tanto, no tiene un avalúo actual. Por ejemplo, eso ocurre con el tanque de defensa antiaérea Gepard, de los tiempos de la Guerra Fría, de los que Alemania ha entregado entretanto 30 unidades.

Lista de precios de armas

Los economistas de Kiel desarrollaron por eso su propia lista de precios de los equipos bélicos. Por ejemplo, asignaron a un Gepard un valor de 1,2 millones de dólares. Los tanques T-72, originalmente de producción soviética, que Polonia cedió a Kiev, fueron tasados en 1,6 millones de dólares por unidad.

El estudio cifra la ayuda militar alemana, ya entregada o comprometida, en más de 2.300 millones de euros, mientras en la lista del Gobierno alemán, de comienzos de diciembre, figuraba una cifra de 1.900 millones de euros. “Partimos de la base de que la ayuda militar alemana supera el monto que acabamos de dar a conocer”, dice Frank. Explica que, por ejemplo, que el gobierno germano no da datos sobre la cantidad de municiones enviadas para el modero sistema antimisiles Iris-T.

Un cohete Iris-T cuesta en el mercado mundial 616.000 dólares. Pero no está claro cuántos proyectiles ha lanzado la defensa antiaérea ucraniana, ni cuantos más recibirá. “No tenemos posibilidades de saberlo con las fuentes oficialmente disponibles”, dice el economista.

Algo similar ocurre con el mecanismo en virtud del cual países de Europa oriental de la OTAN, como Eslovaquia o Eslovenia, ceden a Ucrania antiguos tanque de origen soviético y reciben a cambio equipamiento militar alemán. “No catalogamos todo esto como ayuda alemana a Ucrania, porque no va directamente a ese país”, agrega Frank.

Estados Unidos encabeza la ayuda militar

No obstante, los economistas de Kiel están convencidos de que sus cálculos se acercan bastante a la realidad.

De acuerdo con ellos, Estados Unidos encabeza la lista de los envíos de ayuda militar a Ucrania, con 23.000 millones de euros. Le siguen, a gran distancia, Gran Bretaña, con 4.100 millones de euros, y Alemania, con 2.300 millones.

Más simple es el panorama del conjunto de lo que recibe Ucrania de Occidente, incluyendo ayuda humanitaria, financiera y militar. Con su decisión de entregar otros 18.000 millones de euros a partir de enero, el respaldo de los países de la Unión Europea y las instituciones de la UE a Kiev sumará un total de 52.000 millones de euros. La cifra superará entonces los 48.000 millones de euros proporcionados por Estados Unidos en ayuda militar, financiera y humanitaria.